El ser humano

Amo el silencio, sí el silencio…,

la inmensidad, meditar contemplando la nada, donde el ser humano no destruyó la paz y el silencio con su progreso;

encontrar lo maravilloso en las cosas insignificantes, perdidas entre tanta hermosa inmensidad.